Pues parece que hoy es el día de las noticias sobre los problemas judiciales de los famosos. En esta ocasión hablo de Thalía, que fue demandada por incumplir con el contrato con EDF Brands, una compañía de promoción de productos con los cuales la cantante tenía contrato pero ahora la acusan de ser una diva.

La PáginaSix.com dio a conocer que el motivo del problema serían las exigencias de Thalía para hacer las giras de promoción en México, que son parte del acuerdo entre ella y EDF.

 

La compañía llenó una demanda en una corte de Manhattan, y especifió que la cantante no cumplió con sus deberes promocionales y se sobre giró en el presupuesto designado para ella con la friolera cantidad de $120,000, cifra que va más allá de lo que dice su contrato.

El documento legal dice que para un viaje de dos días para el lanzamiento de un producto, Thalia pidió un avión privado de Nueva York a México por $65,000, habitaciones de hotel por $15,000, seguridad por $25,000, cuidado de pelo y maquillaje por $6,000 y un estilista por $10,000.

“A los pocos meses de entrar en el acuerdo… Thalia exige un avión de $65,000 para llevarla a México y amenaza a sus abogados para terminar el acuerdo”, dijo el abogado de EDF, Andrew R. Goldenberg a la página web PageSix.

El documento legal también dice que la cantante recibió $150,000 por adelantado.

Pero Thalía se defendió diciendo que nada es cierto y que EDF fue la que incumplió con el contrato, al lanzar productos que ella nunca aprobó, lo cual era un requisito para promoverlos, sobre todo para cuidar el alto estándar de estilo y calidad asociados con su nombre.

En fin, veremos a ver qué sale de todo esto. Y tú, ¿qué opinas?