Mis amados Dueños del Universo… a propósito de que esta semana cayó en el calendario un Martes 13… en el que dicen que ese día “Ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes” quiero hablarles sobre las supersticiones.

¿Crees en ellas? ¿Sabes cuáles son los orígenes de las más famosas? ¿Realmente son ciertas y tenemos que tener precaución cuando se nos acerque algún fenómeno relacionado? Veamos a continuación.

La supersticion del Martes 13 tiene su origen en La Última Cena, en la que Cristo anuncia a sus 12 apóstoles su inminente crucifixión debido a la traición de uno de ellos. Desde entonces, se cree que cada vez que se sientan a cenar 13 personas, una de ellas morirá antes de un año. La maldición del martes viene por el Dios de la Guerra romano: Marte. Tan arraigado está el martes y trece en la cultura occidental que incluso, existe una fobia para designar la aversión a tal fecha: la parascevedecatriafobia.
El Gato Negro es un clásico entre las supersticiones de mala suerte. A diferencia de la cultura egipcia, la cultura católica otorgó al gato negro un simbolismo negativo: el negro representa la noche, la encarnación del mal, el diablo. Cosa de brujas. Si un gato negro cruza en tu camino, ten cuidado, sin embargo, si el gato negro camina hacia ti, significa que recibirás suerte y sabiduría.



La sal fue siempre símbolo de las relaciones duraderas, que no se “pudren”. Si tenemos la mala suerte de derramar por accidente un salero, la tradición indica que debemos proceder a coger un pellizco de la sal derramada y arrojarlo a nuestra espalda por encima del hombro izquierdo, de lo contrario, nos arriesgamos a sufrir engaños y decepciones en nuestras relaciones personales.
El origen de “pasar por debajo de una escalera da mala suerte” es algo confuso. Por un lado, esta se relacionaba con la muerte por el patíbulo, ya que por ahi se subían los verdugos para colocar la cuerda de los ahorcados. Por otro lado, la tradición cristiana solía colocar a Lucifer agazapado mirando con maldad bajo la escalera que usaban en el descenso del cuerpo de Cristo. Otro posible origen tiene que ver con la condición sagrada y mística que siempre se otorgó al triángulo, porque es la figura geométrica que forma una escalera apoyada en una pared, por lo que se consideraba sacrilegio atravesar ese triángulo sagrado.
Tambien dicen que “levantarse con el pie izquierdo” da mala suerte. Desde muy antiguo, diversas civilizaciones y culturas han compartido la discriminación por los zurdos y zurdas. El movimiento solar es hacia la derecha, la mayoría de las personas son diestras, en la Biblia los santificados son los que están a la derecha de Dios e incluso, en términos lingüísticos, en latín, la izquierda se denominaba “sinester”, que significa siniestro. Es algo tan arraigado, que a día de hoy seguimos usando la superstición “levantarse con el pie izquierdo” para referirnos a un día en el que todo nos salió del revés.
Vestirse de amarillo es una de las supersticiones más recientes y proviene del mundo del teatro. Su origen está en la muerte del dramaturgo francés Moliere sobre las tablas el 17 de febrero de 1763, durante la representación de su obra “El enfermo imaginario”. Moliere, que padecía una avanzada tuberculosis, interpretaba precisamente el papel de enfermo imaginario, cuando un horrible ataque de tos y esputos de sangre comenzó a teñir la prenda amarilla que llevaba sobre las tablas. Moliere, murió horas después en su domicilio.
Lo que sí les puedo asegurar, es que ni científica ni místicamente hablando, se ha podido corroborar la relación de las supersticiones con cosas que realmente pasen. Por lo que podemos concluir que todo depende de nuestra mente.
Por ejemplo, si le damos energía a la creencia de que los martes 13 son de mala suerte, tengan la plena certeza de que ese día nos saldrá todo mal; igualmente con los gatos negros, con derramar sal, con pasar por debajo de las escaleras, con las franelas amarillas y con cualquier otro invento que al ser humano se le haya podido ocurrir.




Mis amados, dejen de ponerle fe a creencias que solo les restan energías. Es más, les invito a que se atrevan a desafiarlas y comprobarán que nada malo les sucederá. Como siempre les digo, ustedes son los Dueños Absolutos del Universo, y nada ni nadie se impondrá en su camino, si ustedes así lo determinan.
Con mucho cariño, tu amigo,

Mario Vannucci

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here