Mis amados dueños del Universo, ¡espero estén muy bien! Esta semana he querido hacer un repaso de la historia y las maravillosas fantasías que hemos creado los seres humanos para alimentar nuestra cultura. Quiero contarles sobre el origen de los duendes y las hadas.

Según la cultura popular, los duendes son criaturas míticas pertenecientes a la mitología de los alrededores de Alemania que todavía sobreviven en el folclore de Europa del norte. En la mitología de los nórdicos, estas criaturas eran originalmente consideradas como una raza de dioses de la naturaleza y de la fertilidad, aunque de menor importancia.

Ellos son representados a menudo como hombres y mujeres jóvenes de gran belleza que viven en bosques y otros lugares naturales subterráneos, así como en pozos y fuentes.

En el folclore alemán existía la creencia de que los duendes eran aquellos bromistas dañinos que podían causar enfermedades a los ganados y a la gente, además de provocar pesadillas a los durmientes.

Han sido retratados como seres longevos o inmortales que gozan de energías mágicas innatas. Después del éxito de la obra épica “El señor de los anillos”, donde existen personas sabias y angelicales llamadas duendes, estas criaturas juegan un rol cultural significativo y se han convertido en personajes obligados de la fantasía.
Ahora quiero hablarte de las hadas. ¿Sabías que hay muchas teorías que hablan de sus orígenes? Se cree que las hadas se remontan a los tiempos más antiguos de la Tierra, cuando todavía estaban en formación los montes y los océanos y aún no había aparecido el primer ser humano.

Los Celtas dicen que estos seres descienden de los ángeles rebeldes, los cuales fueron obligados a vivir en el mar, en el aire o en los profundos abismos de la tierra. Los Bretones piensan que después de la Guerra de los Cielos, los ángeles “buenos” se quedaron aquí, y los ángeles rebeldes fueron arrojados al infierno, en compañía de Lucifer, mientras que los que permanecieron neutrales se quedaron en la Tierra como hadas y elfos.

Otros pueblos piensan que las hadas no son más que las almas de los antiguos antepasados o niños muertos sin haber recibido el bautismo, asociando el reino de la Hadas al Reino de los Muertos.

Los islandeses aseveran que en el Paraíso Terrenal en el que se hallaba Eva lavando a sus hijos en las orillas de un río, Yahvé le habló. Asustada, escondió a los hijos que no había lavado todavía, y le preguntó Yahvé si estaban allí todos sus hijos, y ella contesto que sí. Como no le convenció esta respuesta, advirtió a Eva que aquellos que  le había ocultado quedarían ocultos al hombre también.

Estos niños se convirtieron en elfos o hadas, y en los países escandinavos se les denominó como la raza Huldre. Los jóvenes huldres son de una gran belleza, pero provistos con largas colas de vaca o apareciendo con las espaldas hundidas, y solo son hermosos de frente, respondiendo así al engaño de su origen.

Hacer un repaso por todas estas historias solo nos recuerda que en la creatividad humana siempre han estado presente las ganas de rodearnos de magia y fantasía que sirvan de inspiración para hacer realidad todos nuestros sueños.
¿Con quienes te identificas más tú… con las hadas o con los duendes? Sigamos la conversación, escríbeme por Twitter o Instagram y hagamos un debate maravilloso.
Tu amigo, Mario Vannucci