¿Sabías que el insomnio es el trastorno del sueño más común en el mundo?, según cifras, más de 13 millones de estadounidenses sufren de éste en algún momento de su vida.

Y eso no es todo, además de mantenerte agotada, con el ánimo bajo, y causarte dolores de cabeza, o falta de concentración, no dormir también puede afectar tu pérdida de peso.

Cuando no duermes suficiente, tu cuerpo crea un desbalance en las hormonas relacionadas con el almacenamiento de la grasa, como la leptina (hormona encargada de suprimir el apetito) y la grelina (que indica a tu cuerpo que tienes hambre) que se activan a las 10 PM.

Según expertos, si tienes dificultad para dormir en la noche, o te despiertas en la madrugada y te demoras más de 30 minutos volviendo a dormir, estarías sufriendo de insomnio, que puede llevarte a comer compulsivamente, y a tener más hambre durante el día.

Por eso para ayudarte, recopilé algunos de los mejores remedios naturales que te ayudarán a quedarte dormida más rápido y durante toda la noche.

TÉ DE MANZANILLA

Esta es una de las bebidas más conocidas para dormir. Mi abuela me lo daba cada vez que no podía dormir, y además de ser muy bueno para la salud, es delicioso.

Su acción antiinflamatoria, sedante y calmante sirve para relajar los músculos y la mente para que duermas toda la noche. Puedes comprar bolsitas de té de manzanilla o adquirir las flores y preparar tu propia bebida así:

Ingredientes

  • 1 cucharada de flores de manzanilla (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

Agrega las flores de manzanilla en una taza de agua hirviendo y, una vez repose, fíltrala y añade un poco de miel y leche si deseas. Bébela antes de irte a dormir y repite la misma dosis cada noche.

Te puede interesar: 7 usos para la manzanilla

TÉ DE LECHUGA

Suena raro beber tu lechuga, pero te cuento que este remedio es uno de los más antiguos para mejorar los problemas de sueño.

Sus propiedades calman la ansiedad y el estrés, relajando la mente para que se concentre al dormir.

Ingredientes

  • 3 hojas de lechuga
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de miel de abejas (25 g)

Preparación

Trocea las hojas de lechuga y ponlas a hervir en una taza de agua. Cuando lleguen a ebullición, apaga el fuego y déjalas en reposo durante 10 minutos. Filtra el líquido con un colador, añade la cucharada de miel y consúmelo antes de dormir.

BEBIDA DE NUEZ MOSCADA Y LECHE DE ALMENDRAS

Esta bebida tiene altos niveles de triptófano, que sirve para aumentar los niveles de los neurotransmisores que ayudan a conciliar el sueño de forma natural. La leche de almendras además favorece la absorción de azúcares y grasas de los intestinos

Ingredientes

1 cucharadita de nuez moscada (5 g)

1 taza de la leche de almendras (250 ml)

Preparación

Incorpora la cucharadita de nuez moscada en una taza de leche caliente y consúmela antes de irte a dormir. Tómala cada noche, hasta controlar el insomnio.

¡Manos a la obra!

Recuerda que es primordial consumir proteína antes de irte a dormir para no sufrir de hambre durante la noche. No comer puede interrumpir tu sueño y hacer que sientas más hambre al día siguiente. Para evitarlo puedes comer una tortilla de huevos o un batido de proteína en agua.

Te recomiendo mi IM Whey, una proteína 100% natural, libre de GMO, endulzantes artificiales, y soya.