Nooombre, ahora sí que Verónica Castro es una abuela todoterreno, que no le importa ni ser arrastrada por un paracaídas con tal de darle gusto y divertirse con su nieta Rafaela, la hija menor de Christian Castro.

Resulta que la pequeña está de vacaciones con su abuela en Acapulco. Ya ven que Verónica tiene una casona muy muy padre por allá. Y pues la nieta seguro quería subirse a cuanta cosa veía, y que quiso hacer parasailing, estos paracaídas que son remolcados por lanchas hasta elevarse sobre el mar.

Aquí estaba esperando a que el paracaídas llegara para montarse
Aquí estaba esperando a que el paracaídas llegara para montarse
Con tal de darle gusto a su nieta Rafaela, Verónica hace de todo
Con tal de darle gusto a su nieta Rafaela, Verónica hace de todo

Y pues literalmente las remolcó a las dos, ya que no corrieron fuerte y pues órale que fueron arrastradas por el paracaídas. Los que rentan este atractivo típico de Acapulco trataron de ayudarlas, pero allá van las dos arrastradas sobre la arena.

Afortunadamente no ha de haber pasado de raspones porque las dos se divirtieron de lo lindo. Tanto así, que cuando descendieron en el paracaídas Verónica dijo que habían llegado “a huevo”, frase que fue repetida tal cual por la pequeñita. Jajajaja.

Miren primero la subida con la arrastrada…

Y luego la bajada con la puntada del ‘huevo’…

Por cierto, no nada más hicieron parasailing: también se subieron a una jet ski y ya se imaginará. O mejor no se la imaginen, aquí están antes de entrar al agua y ya paseando en el mar.

 

 

View this post on Instagram

 

A la mar con mi Abuela @vrocastroficial

A post shared by Rafaela Amarine Castro (@rafaelacastroficial) on

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Verónica Castro (@vrocastroficial) on