Si quieres hacerlo rápido y sin afectar tu salud, debes tener todos tus órganos trabajando al máximo y de manera correcta.

Sí, por mucho que te esfuerces no podrás lograr el cuerpo que deseas si tu organismo está trabajando lento. Las dietas y las pastillas para adelgazar pueden servirte unos días, pero éstas afectan el funcionamiento de tu hígado y te estancan.

El hígado es uno de los órganos más importantes cuando quieres despedirte de esas libritas de más, pues este puede ser tu principal aliado o enemigo cuando hablamos de adelgazar.

HÍGADO SANO: CUERPO SANO

Este es el órgano interno de mayor tamaño, cumple más de 500 funciones en tu cuerpo, y dos de las más importantes son digerir las grasas y acelerar tu metabolismo…ambas primordiales para lograr tu meta.

Cuando comes cosas poco saludable, usas productos de limpieza o simplemente sales a la calle, absorbes toxinas y contaminantes que ralentizan el funcionamiento de tu hígado y por lo tanto, hacen imposible tu pérdida de peso.

¡Por eso es tan importante saber cómo desintoxicarlo de manera segura y natural!

Esta semana, encontré 13 formas muy fáciles para mantener un hígado sano y limpio y no podía quedarme sin compartírtelas.

 

  1. CONSUME ALIMENTOS CON GLUTATION

Te preguntarás ¿y eso con qué se come? Pues el glutatión es un antioxidante que previene el daño oxidativo de tus células, y tiene potentes beneficios para limpiar el hígado.

Aunque nuestros cuerpos producen una cantidad moderada de este importante antioxidante, muchas veces ésta no es suficiente para combatir la gran cantidad de toxinas que comemos, por esto es importante que consumas más:

  • Cebollas y ajo: además, tienen beneficios diuréticos (que ayudan a expulsar las toxinas por la orina) y anticancerígenos
  • Vegetales crucíferos: agrega a tu alimentación rúgula, brócoli, coliflor, coles de bruselas, col rizada o kel, repollo y rábano.
  • Aguacate y nueces
  • Aves y yemas de huevo: además de su contenido de glutatión, el huevo es una gran fuente de proteína que te ayudará en la generación de músculo.
  • Proteína Whey (de suero): es la forma más segura de aumentar la producción de glutatión en tu cuerpo, además contiene Omega 3 y CLA ácido linótico que reducen la probabilidad de tener problemas del corazón. Te aconsejo buscar una proteína de calidad, sin soya, azúcares, gluten y hormonas.
  1. MUÉVETE

La actividad física no es sólo importante para perder peso, también mejora la función de cada órgano en tu cuerpo, incluyendo el hígado. Treinta minutos de ejercicio ayuda a que expulses las toxinas que se acumulan en este por medio del sudor.

 

  1. RECUERDA MANTENERTE HIDRATADA

Para eliminar las toxinas, el hígado necesita suficiente agua. Mantener tu cuerpo hidratado aumenta los niveles de energía que impulsarán tu metabolismo a quemar más calorías, y a eliminar las toxinas mediante la orina y el sudor.

Puedes comenzar tu día en ayunas, bebiendo un vaso pequeño de agua tibia con el zumo de medio limón. Este simple paso nos regula el PH del cuerpo, lo activa y lo prepara para la quema de grasa durante el resto de la jornada.

 

  1. NO OLVIDES LA ZANAHORIA Y LA PAPA DULCE EN TUS PLATOS

La vitamina A y el beta-caroteno activan un receptor que detecta la presencia de sustancias tóxicas, ayudando a su expulsión. Además, éstas regulan la inflamación dentro de tu hígado.

Agrega a tu plan alimenticio ingredientes como patatas dulces y zanahorias para mantener tu hígado a todo vapor.

Además, debido a que la vitamina A y el beta-caroteno son solubles en grasa, considera agregar una cucharada de aceite de coco orgánico o aceite de olvida sin refinar a tus verduras puede maximizar la capacidad de tu cuerpo para absorber estos nutrientes.

 

  1. DILE ADIÓS A LA GOMA DE  MASCAR, EL AZÚCAR Y LAS COMIDAS PROCESADAS

Estas son las principales fuentes de toxinas para tu hígado, te llenan de gases que hacen que te inflames y detienen tu pérdida de peso. Entiendo que algunas bellas aman el dulce, si eres una de ellas, opta por utilizar algunas gotas de miel de abejas.

 

 

  1. SÍ A LA VITAMINA C

Además de ser un antioxidante, la vitamina C proporciona a las células un impulso de energía necesario para potenciar la desintoxicación. Los pimientos dulces amarillos y rojos, las verduras de hoja oscura como la col rizada y la espinaca, así como el brócoli, rico en tiol, son excelentes fuentes de vitamina C.

 

  1. ESCOGE VEGETALES DE HOJAS VERDES OSCURAS

Estos son ricos en vitaminas B, que ayudan a tu hígado a neutralizar los materiales tóxicos y a procesar nutrientes importantes, al tiempo que protegen las células de los radicales libres. Elige entre col rizada, espinacas, berza y hojas de remolacha.

 

  1. INCLUYE SÚPER COMIDAS EN TU MENÚ

¿Has probado las semillas de chía, linaza y semillas de cáñamo? estas ayudan a manejar la ansiedad por comer y aportan proteína vegetal, fibra y grasa de la buena como omega 3 y 6 a tu plan.

 

  1. PRUEBA LA ESPIRULINA

¡Es otra súper comida! Reconocida por sus increíbles cualidades para proteger y limpiar tu hígado. La espirulina no sólo es un poderoso antioxidante, sino que también está lleno de nutrientes, ácidos grasos esenciales y clorofila, especiales para mantener un hígado sano.

 

  1. HAZ EL CARDO DE LECHE

¡Tranquila, no me estoy contradiciendo! Éste no contiene leche como lo dice su nombre, es una hierba considerada por muchos como uno de los mejores remedios para desintoxicar el hígado. El cardo de leche puede dar a este importante órgano el apoyo que necesita para eliminar una gran sobrecarga de toxinas.

Aun así, como con cualquier suplemento herbario, el cardo de leche puede reaccionar cuando usas otros medicamentos. Por eso, si vas a usarlo, definitivamente deberás consultar con tu médico primero.

 

  1. CÓMETE UNA MANZANA AL DÍA

Aunque no son, como dice el dicho, lo único que necesitas para mantener al médico lejos, comer manzanas orgánicas frescas hará feliz a tu hígado. Las manzanas son una excelente fuente de vitaminas, minerales y otros nutrientes que ayudan a los esfuerzos de desintoxicación del cuerpo.

También proporcionan flavonoides que aligeran la carga de trabajo del hígado ayudando con la producción de bilis.

Además, son ricas en pectina, una forma de fibra soluble que absorbe los metales tóxicos y otros contaminantes de la corriente sanguínea, por lo que el hígado no tiene que procesarlos.

 

  1. LIBÉRATE DEL CAFÉ Y CUALQUIER OTRA BEBIDA CAFEINADA

Recuerda que la cafeína es un estimulante del sistema nervioso central que contamina tu organismo. Opta por algunos zumos de manzana verde, por ejemplo, o si sientes la necesidad de una pequeña dosis de cafeína por la mañana, escoge té verde, oolong, hibisco o mate que contienen este estimulante en menor cantidad para evitar la adicción, y así evitas los síntomas de abstinencia.

 

  1. PRUEBA LOS JUGOS VERDES

Existen mezclas especiales de frutas y verduras que nos da la naturaleza para depurar nuestro hígado de forma natural y puede ser tan fácil como ponerlas todas en un vaso. Muchas bellas adquieren pastillas o métodos peligrosos y exigentes cuando se quieren desintoxicar sin pensar que pueden tener graves consecuencias en sus cuerpos. Si eres de esas, aléjate de todo esos químicos y prueba un delicioso jugo verde para desintoxicar tu hígado.