No todos. Puede que el número que experimenta tal fobia sea algo más de un 50 por ciento, pero sí es verdad que para la mayoría de los hombres adquirir un compromiso con su pareja es literalmente “echarse la soga al cuello”. ¿Por qué? Analicemos cinco de las posibles causas.

  1. La creencia de que no se puede prometer amor eterno

Muchos hombres reconocen que su mayor temor es pensar en un “hasta que la muerte los separe”. Porque, como dice Albert Camus, lo eterno es una premisa de lo absurdo y porque el deslumbramiento con la nueva pareja dura apenas de tres a seis meses. Para vivir intensamente esa etapa habría que renovar las relaciones, cambiar de pareja a cada rato. Y eso es lo que la mayor parte quisiera hacer, sin conocer las consecuencias de ese tipo de mentalidad. Recién al final de sus vidas, cuando se quedan completamente solos, recapacitan sobre la frivolidad de sus relaciones amorosas y envidian a sus amigos que llegan a celebrar sus bodas de oro matrimoniales.

2. El desagrado que le produce la idea de “ser controlado”

Para muchos hombres la soltería es sinónimo de tranquilidad. No hay llamadas controladoras, horarios o sometimientos a roles establecidos. El compromiso de convivencia con su pareja los hace pensar en ataduras, restricciones a su libertad y posesión. Por eso, ante el menor síntoma de un vínculo amoroso estable, huyen.

3. El mito de que perderá su cualidad de “macho”

Culturalmente este temor está más asociado a los hombres jóvenes, en particular a los que están entre los 25 y los 35 años. Vivimos en una sociedad machista que considera que el hombre es más hombre en la medida en que no esté limitado a una persona o a un ámbito doméstico. Esto, sin contar el temor de cada sujeto a perder su libertad de desplazamiento y momentos de diversión con los amigos.

4. El mito de la institución matrimonial como responsable de la pérdida de la libertad individual

Es el engaño inconsciente en el que caen los hombres al creer que casarse les va a restar libertad. Piensan que ese compromiso les va a quitar otras cosas que disfrutan en su vida cuando, al contrario, pueden tener libertad y una vida feliz, si están preparados y trabajan en la relación.

El matrimonio les da otro tipo de libertad, un nivel más elevado de esa virtud, en el que marido y mujer disfrutan juntos de la vida y se apoyan mutuamente para superarse en todos los campos.

5. El egoísmo personal

El temor al compromiso está acompañado del egoísmo, ya que la tendencia es “que el otro gire en torno a mí, mientras yo hago lo que me da la gana“. Y el egoísmo es lo opuesto al amor.

Por ende, los hombres que temen tanto al compromiso que no pueden mantenerse en una relación con una sola mujer por largo tiempo, son los que no saben amar.

Si no tienes y quieres encontrarla, la Doctora Amor te puede ayudar a buscar con el CURSO ONLINE “Cómo buscar pareja en Internet”. ¡Inscríbete! La Doctora Cecilia Alegría, la Doctora Amor, es experta en el área: El tema de la tesis de su Maestría es sobre el fenómeno del Online Dating, además de haber publicado 2 libros bajo el mismo tema. Más información aquí: bit.ly/doctoraamorcitasonline.

ÉCHATE PA’CÁ Y SIGUE LEYENDO:

La Doctora Amor: ¿Separada de tu pareja por el coronavirus?

¡Santo Dios!: Afirman que ‘La Rosa de Guadalupe’ predijo el coronavirus

Toda la familia de ‘El Muñeco’ se contagió y su papá está entre la vida y la muerte