El Sol nace todos los días, pero hay veces que no brilla tanto como hoy, sobre todo cuando Luis Miguel, nuestro Sol de México, no tendrá un feliz cumpleaños 47.

Y es que no está para celebraciones. ¿Cómo, si anda escondiéndose de la justicia?

En verdad, pobre Luis Miguel, está viviendo las consecuencias de haber cancelado conciertos en el Auditorio Nacional, incluso giras internacionales, enfrentar varias demandas por deberle a su ex manager 1.4 millones de dólares, quedarse con otro adelanto millonario de una gira con “El Potrillo” que nunca realizó, y con otro más que le dio como anticipo su disquera.

No pudo pagar su casa, a un hospital, le debe dinero a su asistente personal y no tuvo ni para pagar su servicio de televisión por cable, más etcéteras y etcéteras que aún no sabemos.

Hace apenas dos años, Aracely Arámbula compartió en su cuenta de Twitter un dibujo que Miguelito y Danielito le hicieron con el mensaje: “Mis amores hermosos deseándole un feliz cumpleaños a su papá”.

Ese mismo día el artista cantaba en el palenque de la Feria de Aguascalientes, donde sus admiradoras le obsequiaron un collar de flores que ellas mismas hicieron, así como un pastel por su cumpleaños 45. Ante los gritos de “mor-di-da, mor-di-da”, Luismi accedió a darle un mordisco al pastel, ante la euforia de la gente.

Pero la fiesta terminó. Hoy el horno no está para pasteles. Luis Miguel anda prófugo de la justicia por no presentarse ante la Corte a solucionar sus deudas.

Definitivamente, hoy no hay que desearle muchos días de estos.