Pues a nadie le gustan los problemas entre familias y menos cuando son llevados ante una corte pero ni hablar, así es ahora para Iván, Luis Alberto y Joao Aguilera, hijos de Juan Gabriel, que se presentaron por primera vez en un tribunal civil del condado de Broward, en el sur de Florida.

Cada uno llegó por su lado, Iván acompañado de su esposa Simona Hacman, su hermano Pablo, sus abogados, sus guardaespaldas y personal de relaciones públicas; mientras que Luis Alberto y Joao estuvieron acompañados de sus abogados y tan tan.

Esta es la primera vez que los tres están un mismo lugar y por supuesto, se sentaron separados y nunca voltearon a verse, bueno Joao y Luis Alberto como que sí, pero el heredero universal, nada de nada.

Recuerden que Joao y Luis Alberto llevaron a corte a Iván para invalidar el testamento que supuestamente dejó el “Divo de Juárez”.

Y pues bueno, después de que los abogados de ambas partes expusieron sus alegatos, el juez regañó a los de Iván porque supo que el testamento, que se había guardado muy bien en la corte como algo confidencial, supuestamente fue expuesto por el mismo heredero universal, con el objetivo de vender una propiedad de Juan Gabriel. Esa sería la razón por la que el documento legal anda por todos lados.

Caray, no entiendo mucho por qué está ocurriendo esto pero veremos cómo continúa porque de hecho, el juez no desestimó el caso, al contrario, dio otra cita próxima a definir para que Iván y sus abogados demuestren que el testamento es verídico y que la otra parte demandante también presente pruebas. Así están las cosas…

Yo no sé ustedes cómo vieron esto pero me late que va a haber muuuucha tela de dónde cortar. Como que hay mucho enredo, así que veremos, aunque a mí me gustaría que todo terminara en buena onda y se dieran un abrazo y un estrechón de manos, total, el dinero va y viene pero la familia es familia. ¿No creen?