La noche de este lunes 5 de junio se cumplen tres décadas de la transmisión del final más esperado y más impactante de las telenovelas en los últimos tiempos: “Cuna de Lobos”, la historia de la psicópata millonaria con un parche en el ojo que atrapó a todo México.

El país se paralizó por completo, hombres y mujeres, todo mundo se fue directito de sus trabajos a sus casas, las calles estaban abandonadas, nadie hacía llamadas telefónicas, cuentan que en los aeropuertos la gente no caminaba y nadie revisaba las maletas, todos estaban pegados al televisor para ver cómo terminaba “Catalina Creel”, la mujer más villana de la televisión.

Y pensar que al principio Televisa no tenía fe en este melodrama protagonizado por María Rubio, Diana Bracho, Rebecca Jones, Alejandro Camacho y el recientemente fallecido Gonzalo Vega. Tanto así, que pusieron a las 6 de la tarde esta obra maestra del melodrama, pero al ver el éxito que logró, luego luego la pasaron a su horario estelar de las 9.

La historia escrita por Carlos Olmos y dirigida y producida por Carlos Téllez era el “patito feo” de Televisa porque era surreal: para empezar era algo nuevo en la televisión, un triller, su personaje central era una villana que mata a su marido por amor a su hijo; tenía humor negro y las escenas eran muy cortas, lo cual no se usaba en esa época.

Al día siguiente de su final, el país, que en ese momento estaba en época electoral, amaneció con pancartas en sus calles que decían: “Vota por Catalina Creel” y “Catalina Creel para Presidente”. ¡Era la locura total!

En ese entonces los programas de televisión no llegaba a los 30 puntos de rating y “Cuna de Lobos” tenía 53 todos los días. Y el final ni se diga: ¡Obtuvo 73 puntos! Hasta Jacobo Zabludovsky abrió su noticiero “24 Horas” reportando el final, que por cierto quedó abierto, y que por suerte nunca hubo una segunda parte.

Así es, qué bueno que nunca hubo una segunda parte porque llenar los zapatos (o el parche) de María Rubio iba a estar cañón.

10 FRASES CÉLEBRES DE ‘”CATALINA CREEL”

“Yo no amenazo, yo cumplo”.

“¿Debo repetirte que eres más estéril que una piedra? ¡Sí! ¡Estéril, seca, yerma!”.

“Te pasó lo que le pasa a la gente estúpida y ordinaria: te enamoraste”.

“No me puedo dar el lujo de tener sentimientos tan vulgares como el miedo, porque el miedo sólo paraliza y sólo la gente como nosotros tiene la sangre fría para ganar las batallas del mundo sin perder el tiempo en tonterías”.

“¡Ojo por ojo… ojo por ojo, José Carlos!”.

“En el país de los ciegos el tuerto es rey”.

“No los humillo por pobres, sino por simples. No tienen imaginación. Y la falta de imaginación es el peor de todos los pecados”.

“La felicidad es un invento de los pobres de espíritu”.

“Tienes alma de gelatina”.

¿No es mejor gobernar en el infierno que ser esclava en el cielo?

¿QUIERES REVIVIR SU GRAN FINAL?