Aunque todavía no ha llegado a un acuerdo con su ex manager William Brockhaus por el adeudo de un millón de dólares, como si nada pasara, Luis Miguel se sigue dando la gran vida en Las Vegas, donde fue visto este fin de semana.

Primero posó muy sonriente con un admirador el sábado 6 de mayo, horas antes de la pelea entre el Canelo Álvarez y Julio César Chávez Jr. Y a juzgar por el letrero que está a espaldas de ellos, fue saliendo del restaurante La Cave, que se encuentra dentro del lujoso hotel Wynn de La Ciudad del Pecado.

Yo me imaginaba que de pronto, antes de la pelea, Luismi subiría al ring a cantar el himno nacional mexicano, haciendo su entrada triunfal. Pero me quedé con las ganas. Aunque no andaba tan perdida, porque ahora está circulando esta foto posteada por el periodista de espectáculos de Televisa, Juan Manuel Navarro, quien desde hace años ha seguido muy de cerca los pasos del cantante, incluso acompañándolo a giras internacionales.

Así que no me cabe la duda de que la foto es real. Aunque por lo que veo sólo el Canelo estaba jugando pocker (por cierto, con una mano “por debajo de la mesa”), porque Luis Miguel estaba como el chinito: “nomás milando”. ¿Será que ya lo perdió todo?