¿Sabías que existen millones de mujeres que tienen problemas con su tiroides y no han sido diagnosticadas? Y peor aún, ¿que tú misma puedes estar sufriendo de una producción inadecuada de estas hormonas sin darte cuenta?

La tiroides puede ser tu mejor amiga o peor enemiga en el momento de perder peso, pues es una glándula primordial en tu proceso para adelgazar. Esta determina con qué velocidad quemas las calorías tu cuerpo y qué tan rápido palpita tu corazón todo el día.

LA TIROIDES EN LAS MUJERES

Para nosotras como mujeres, es muy importante darle a la tiroides un impulsito natural para su buen funcionamiento, pues lamentablemente sufrimos más de sus padecimientos que los hombres y aumentamos más de peso cuando las sufrimos.

Pero ¿por qué las mujeres experimentamos bajo funcionamiento de la tiroides y aumento de peso con más frecuencia? Existen varias razones para esto:

  • Las mujeres pasamos gran parte de nuestras vidas haciendo dieta, por lo general pasando drásticamente de “atascarnos” con comida a ayunar. Esto por supuesto va dañando nuestro metabolismo y disminuyendo la velocidad a la que quema calorías.
  • Las mujeres tendemos a internalizar el estrés, lo que afecta nuestra función suprarrenal, cerebral y de tiroides, lo que a su vez resulta en mayores antojos de dulces y carbohidratos simples, que nos proporcionen energía instantánea y hormonas que nos hacen sentir bien.
  • Las mujeres experimentamos fluctuaciones hormonales mensuales que afectan nuestra bioquímica.

DESCUBRE LOS SÍNTOMAS QUE TE AVISAN QUE TU TIROIDES NO ESTÁ BIEN

Debes estar alerta a los síntomas que puede presentar tu cuerpo:

  1. El hipotiroidismo: baja producción de hormonas tiroideas.
  • Piel opaca y reseca
  • Aumento de peso sin razón aparente
  • Cabello y uñas frágiles
  • Falta de energía
  • Depresión
  • Hinchazón
  • Constipación
  1. El hipertiroidismo: demasiada producción de hormonas tiroideas.
  • Pérdida de cabello
  • Inflamación notoria en el cuello
  • Intolerancia al calor
  • Sudor
  • Bajo peso

Si tienes varios de estos síntomas, o sospechas que debes darle un impulso a tu tiroides, no te preocupes, te tengo una lista de alimentos que puede ayudarte a mejorar su funcionamiento.

Yodo: el Kelp, nori, kombu, dulse, arame, wakame y el hijiki son las principales fuentes de yodo.

Este es el oligoelemento más importante para el funcionamiento de la tiroides. Sin yodo, nuestra tiroides no tiene los bloques de construcción básicos que necesita para hacer las hormonas necesarias para apoyar a todos los tejidos en el cuerpo.

Si el sabor o la apariencia de las algas no son tu fuerte (estas son la mayor fuente de yodo de la naturaleza), puedes buscar un suplemento rico en yodo y sin químicos para apoyar y estimular tu función glandular saludable.

Selenio: Los champiñones, las semillas de girasol, las nueces del Brasil y el halibut (fletán) son las mejores fuentes alimenticias de selenio.

Este elemento es indispensable para nuestra tiroides de varias maneras. En primer lugar, las enzimas que contiene el selenio protegen la tiroides cuando estamos bajo estrés, además, las proteínas a base de selenio ayudan a regular la síntesis de hormonas.

Proteínas: cuando no comemos la suficiente proteína, nuestro metabolismo se ralentiza. Esta contiene tirosina, un aminoácido que unido al yodo produce T3 y T4, que transportan la hormona tiroidea a través del cuerpo.

¿Dónde la encontramos? En huevos, carne blanca, pescados, leguminosas, quínoa.

Si quieres darle un apoyo proteínico a tu tiroides, una proteína de suero de calidad, sin gluten ni químicos es una excelente opción. Esta además te proporciona probióticos y enzimas digestivas y tiene altas cualidades para controlar el apetito.

Agrega a tu plan zinc, hierro y cobre: estos tres minerales son vitales para la función tiroidea. Los niveles bajos de zinc pueden hacer que las hormonas T4, T3 y la TSH se vuelvan bajas.

Por su parte la disminución de los niveles de hierro puede resultar en una disminución de la función tiroidea.

Omega 3: este aceite es primordial para aumentar la absorción de la hormona tiroidea y reducir la inflamación de tu cuerpo, una de las causas del hipertiroidismo. Tu cuerpo no produce Omega 3 así que debes adquirirlo de pescados blancos y semillas.

Pero ojo, quiero que sepas que a pesar de que te alimentes de pescados dos o tres veces a la semana y agregues a tus alimentos semillas de hinojo o de chía, es casi imposible alcanzar el nivel de Omega 3 que necesita tu organismo para absorber las hormonas sin un suplemento.

Recuerda que cuando apoyas tu tiroides naturalmente, puedes mejorar la forma en que te sientes en muchos niveles. Puede parecer complicado, pero es el momento de ponerte manos a la obra no sólo por tu peso sino también por tu salud.

También recuerda que es importante consultar a tu médico.