Existen comerciales de televisión que probablemente no viste en su época, porque sólo pasaron en determinados países. Fueron el comienzo artístico de algunos como Ricky Martin, por ejemplo, que siendo apenas un niñito anunciaba un refresco de naranja y hasta hamburguesas Burger King; Carlos Vives estaba bien jovencito cuando promocionaba un antiácido; y Lucía Méndez presumía su cutis de porcelana.

¿Te imaginaste, por ejemplo, a Selena Quintanilla y a Cantinflas anunciando Coca-Cola? Pues ya no te los imagines más…

Selena Quintanilla cantándole a una lata de refresco

Probablemente éste es el único tema que no habías escuchado en voz de nuestra querida Reina del Tex-Mex.





Cantinflas anunciaba el nuevo sabor de Coca-Cola

Don Mario Moreno salía hablando en una cabina de radio y bailando un danzón con una lata del refresco.

El Chapulín Colorado anunciaba Bimbuñuelos Bimbo

Cantaba y decía cómo disfrutar de esta fritura de harina, acompañado de él mismo, pero en chiquito.

Ernesto Laguardia anunciaba hojuelas de maíz con chocolate

¿Te acuerdas de la marca Ricolino? Pues el actor disfrutaba esta golosina en este comercial mexicano allá por 1985.




Una jovencísima Lucía Méndez anunciaba Palmolive

Salía en la regadera enjabonándose toda, mientras una voz hablaba de los aceites que tenía el jabón.

Luis Miguel, cuando tenía mucho pelo, anunciaba papas fritas

En su adolescencia hizo varios comerciales para la marca Sabritas. Éste es uno donde modifica la letra de “La Chica del Bikini Azul”.

Gloria Trevi anunciaba Axión Lavatrastes

Salía bailando su tema “Zapatos Viejos” en la cocina, mientras fregaba los platos sucios con el detergente.




Ricky Martin, de chiquito, salía en un comercial de refrescos

Tendría como 9 años y apenas podía sostener en envase de vidrio de Orange Crush.

De jovencito Carlos Vives anunciaba Alka-Seltzer para la cruda

Llegaba a su casa después de una noche de juerga y se tomaba su antiácido efervescente.





Salma Hayek anunciaba hamburguesas vestida de Caperucita Roja

Era para la cadena de restaurantes Burger Boy, con una vestuario nada glamuroso como la vemos ahora.