En serio que Conan O’Brien se la voló con su show de la cadena TBS grabado en los estudios de Televisa en México, titulado “Conan Without Borders: Made in México”.

El comediante igual recorrió calles, entrevistó a la gente, tomó mezcal e hizo sus cómicos sketches. Fue divertidísimo, sobre todo cómo reaccionaban los entrevistados y lo que contestaban cuando “les pedía cooperación” para construir el muro.

Fue un programa que además de tener invitados, hicieron grabaciones con lo más típico de México como la lucha libre, donde el presentador se convirtió en un luchador enmascarado: The Crazy Rooster. ¡Qué Conan, nadie como él!

Conan O’Brien la hizo de luchador por primera vez.

Los invitados del show fueron el grupo Calibre 50, Diego Luna y el expresidente Vicente Fox, que por supuesto no perdió oportunidad para mandarle mensajitos directos a Donald Trump sobre cómo debe comportarse con los mexicanos inmigrantes, aunque Conan le aclaró que probablemente el presidente de Estados Unidos no captó los mensajes, porque apaga la televisión temprano.

Vicente Fox le regaló a Conan O’Brien una bota que decía “No fuck…. wall”.

Su participación en una quinceañera tampoco podía faltar, pero con lo que se sacó un 100 fue al echarse “una cascarita” con unos jugadores de futbol de barrio y al ver que no lograba un buen marcador, pidió tiempo y dijo: “voy a invitar a un amigo”, y grande fue la sorpresa de todos cuando vieron llegar a Giovani Dos Santos, y entonces, todos se olvidaron del amigo gringo para saludar y tomarse selfies con el famoso jugador de la Selección Mexicana.

Giovani Dos Santos le regaló al famoso conductor una camiseta de la Selección Mexicana.

Me encantó el programa, y sobre todo que al final dedicó unas palabras buena onda para todos los mexicanos y un cálido agradecimiento para todo el equipo de producción, a quienes catalogó como muy profesionales.

¡Queremos más visitas de esas en México!

Mira la divertida apertura del show de anoche: