Una encuesta reciente de Bankate.com muestra que la mayoría de los estadounidenses no serían capaces de manejar un gasto inesperado sin tener que pedir prestado dinero o entrar en deuda.

El hecho es que cosas como reparaciones de automóviles, aparatos rotos o visitas a la sala de emergencias nos suceden a todos en algún momento. Tener al menos $1000 en un fondo de emergencia te protege cuando ese momento inoportuno ocurre.

Es un reto para todos empezar o agregar dinero a un fondo de ahorro de emergencia. Pero podríamos comenzar con tan poco como $1 – la cosa es comenzar, tenerlo en mente, estar conscientes y verás como poco a poco te acostumbras a colocar un poco en la cuenta cada semana.

Lo más aconsejable es ahorrar hasta que tengas el dinero para los gastos de tres a seis meses. Recuerda que entre los sucesos inesperados podría estar perder tu trabajo. Así que es necesario pensar en ahorrar para que las circunstancias inesperadas no nos desarmen.




¿Como hacer, si parece difícil hacer un ahorro? Debes mirar por qué estás tan “apretado” de dinero.

Primero mira tus deudas y piensa si puedes salir de alguna de manera rápidamente para poder colocar ese dinero en tu cuenta de ahorros.

Luego mira tus gastos y trata de ver cuál de ellos puedes dejar a un lado por un tiempo o para siempre.

Mira tu estado bancario y mira si estás haciendo un gasto innecesario cada mes y decide cambiar de hábitos. Tal vez vas a un restaurante muy costoso o visitas una tienda muy a menudo y gastas demasiado.

Decide hacer un negocio adicional que utilizarás para ahorrar. Por ejemplo trabajar como Uber, tomar fotografías en eventos, cuidar a niños los fines de semana o utilizar cualquier habilidad que tienes para ganar dinero extra.

Guardar dinero para un día lluvioso nos permite ganar más fuerza financiera y preocuparnos menos.