Seguramente has escuchado hablar a tus amigas en el gimnasio, o algún experto en televisión sobre el polvo de proteína.

Has tenido miedo de probarlo por los chismes o peor, has comprado cualquier marca que te recomienda un comercial sin pensar en las consecuencias que esto puede traer a tu cuerpo.

No eres la única…

Yo, como tú, cometí muchos errores con el polvo de proteína cuando empecé mi camino a la vida saludable. Creí que me haría engordar, que cualquiera (fuera de soya, de suero, orgánico o químico) era lo mismo, y hasta llegué a pensar que me volvería masculina si lo tomaba diariamente. ¡Pero descubrí que todo esto era un engaño!

Por eso hoy voy a mostrarte los cinco más importantes y conocidos mitos sobre el polvo de proteína, para que no cometas los mismos errores que yo cometí hace años.

MITO #1: EL POVO DE PROTEÍNA TE ENGORDA

¡Es todo lo contrario! De hecho, la proteína es el macronutriente que más te va a ayuda a bajar de peso. Conoce las principales razones:

  1. La proteína es muy saciante, lo que quiere decir que es tu mejor opción si lo que buscas es un alimento que te deje satisfecha y mantenga el hambre y los antojos de comidas hipercalóricas alejadas hasta la hora de tu próxima comida.

Así que, si estás hambrienta todo el tiempo, es probable que no estés consumiendo la suficiente proteína en tus alimentos y necesitas un suplemento.

Sin embargo, no todas las proteínas tienen el mismo efecto de saciedad. La proteína de suero, también conocida como proteína whey, es más saciante que otros tipos de proteínas, como la caseína y la de soya.

  1. Otro beneficio importantísimo de la proteína es que cuando la consumes impulsa el funcionamiento de tu metabolismo, lo que te ayuda a gastar la grasa en energía y a quemar más calorías.
  2. Eso no es todo, ésta también te ayuda a mantener tu masa muscular a medida que vas perdiendo peso, entre más músculo tengas en tu cuerpo, más calorías quemarás 24 horas al día, los siete días de la semana, por eso la proteína te ayuda a perder peso quemando grasa sin sacrificar tu ganancia muscular.

 

MITO #2: LA PROTEÍNA TE VA A PONER MUSCULOSA Y LUCIRÁS MASCULINA

La proteína sí te hará más fuerte porque te ayudará a ganar músculo magro, pero te aseguro que no te hará lucir tan musculosa o masculina como un hombre, que es lo que muchas hermosas me preguntan.

Pues bella, las mujeres sólo tenemos una pequeña fracción de la testosterona necesaria para construir tejido muscular que tienen los hombres. Esto significa que incluso aunque consumas mucha proteína, no vas a construir músculo y a lucir como un fisiculturista.

Y es que tu cuerpo tiene un límite para la cantidad de músculo que puede construir por día, así que el exceso de proteína no necesariamente aumentará tu desarrollo muscular y te hará crecer. Al alcanzar el límite, la proteína que tomes es utilizada como combustible (energía) o eliminada.

 

MITO #3: LA PROTEÍNA NO ES NECESARIA

¡Te digo que es tan necesaria como el aire que respiramos! De los 20 aminoácidos que componen la proteína, nueve son esenciales, lo que significa que tu cuerpo no puede fabricar estos aminoácidos por sí solo.

La única forma en que puedes obtenerlos es a través de la comida, pero tendrías que consumir grandes cantidades de huevo, avena o pollo para lograrlo.

Bueno, pero si es tan necesaria ¿para qué sirve? Pues si piensas en tu cuerpo como un edificio, la proteína es la que suministra los bloques de construcción de tu tejido muscular. También suministra los materiales necesarios para los neurotransmisores y las hormonas, en otras palabras ¡sirve para todo!

Además, si haces ejercicio, quiero que sepas que cada vez que vas al gimnasio, se descomponen tus tejidos musculares, así que en realidad, construyes el músculo luego de salir. Pero para eso necesitas suficiente combustible, es decir la proteína, que es la que repara tus tejidos.

Por eso, si te gastas horas sudando, pero no le das a tu cuerpo el combustible para crear músculo, nunca alcanzarás ese cuerpo hermoso y tonificado que tanto sueñas.

MITO #4: LA PROTEÍNA SOLO SE DEBE USAR EN EL DESAYUNO

Este es otro gran error, porque si bien se ha comprobado que un desayuno rico en proteína reduce el hambre y te ayuda a comer hasta 135 calorías menos durante el día, y también puede ayudarte a perder grasa del vientre, debes saber que ingerir toda tu proteína en una sola de tus comidas del día es, esencialmente, desperdiciarla pues tu cuerpo sólo puede utilizar los aminoácidos esenciales presentes en alrededor de 30 gramos de proteína.

Además, existen proteínas especiales para ser un reemplazo de las comidas, por lo que pueden ser tomadas a cualquier hora del día (incluso en la noche) para mantenerte llena, sin hacerte engordar, ni tener consecuencias.

MITO #5: TODOS LOS POLVOS DE PROTEÍNA SON IGUALES

Aunque no lo sepas, existen muchos tipos de polvos de proteína: de guisantes, de huevo, de arroz integral, de caseína de cáñamo, de plantas mixtas, de suero y de soya… ¡y claro!, si todas tienen ingredientes diferentes, no pueden tener los mismos beneficios. Peor aún, hay algunas que tienen grandes consecuencias para tu salud.

Aunque sea muy vendida, la proteína de soya, por ejemplo, ha generado preocupaciones entre los expertos debido a que contiene fitoestrógenos que imitan el estrógeno y ha causado en sus consumidoras aumento de cánceres de mama y ovarios y disfunciones en el sistema reproductivo.

Esta tiene grandes cantidades de hormonas agregadas en los cultivos y además, puede llevar a tu cuerpo residuos de glifosato, un pesticida sumamente peligroso para el funcionamiento del organismo humano.

¡Pero espera!, hay una mejor solución: La proteína de suero es una de las que más se ha estudiado por expertos, y no solo se considera muy segura, sino que también se ha demostrado que es la que más beneficios genera para la salud.

Por ello es tan popular entre culturistas y atletas famosos, y es la que yo, como experta en nutrición holística, recomiendo más.

Pero como te dije antes, no todas las proteínas son iguales, debes buscar una proteína de calidad.

Te recomiendo mi proteína IM Whey que es:

  • 100% libre de Organismos Genéticamente Modificados – GMO
  • 100% libre de gluten
  • 100% libre de lactosa
  • 100% libre de soya
  • 100% libre de azúcar
  • 100% libre de hormonas
  • 100% libre de antibióticos o pesticidas
  • 100% libre de maltodextrin, aceite de canola, colores artificiales y naturales, sal, lecitina de soya, aceite de soya y de los preservantes hidroxibutilanisol y Butilhidroxitoluen

Si quieres adquirir mi IM Whey con hasta un 40% DE DESCUENTO, haz clic aquí ahora.