Con la boca abierta se quedaron los asistentes al estreno del show de Ricky Martin en Las Vegas, cuando vieron al boricua como Dios lo trajo al mundo.

Dieron la tercera llamada y se apagaron las luces. De inmediato se proyectó un video gigante como apertura del espectáculo, en el que Ricky sale haciendo estiramientos en ropa interior, como preparándose para el show. Luego entra a la regadera y ¡zas!, que sale de ella y…

Ya no les cuento más, mejor vean el video tomada por una de las asistentes al estreno. Les va a encantar como a mí: